1889 en París: Mayrèna, Boulanger y el marqués de Morès

 Featured image

Al recoger información para dibujar el anterior relato de la vida de Marie I, rey de los sedangs, me llamó la atención la existencia de personajes que, en algún momento de su vida, tuvieron contacto con él y que resultan fascinantes, en especial dos de ellos: George Boulanger y el marqués de Morès. Ambos morirían poco tiempo después por diferentes causas: suicidio en el primer caso y por el ataque de unos nómadas en África en el segundo.

Cuando Charles-Marie llega a París en 1889 para conseguir el reconocimiento de su reino por parte de la República Francesa, así como financiación para recuperarlo, contacta con Ernest Constant, quien había sido el primer gobernador general de la Indochina francesa y el que le encargó oficiosamente la misión de unir a las tribus de las montañas y evitar así que otras potencias, como Inglaterra o Alemania, además del Reino de Siam, se hicieran con ese territorio. Un mes después del comienzo de la misión, Constant había dejado su cargo y regresado a Francia.

Featured image

Un militar que odiaba a Prusia y se suicidó por amor

George Boulanger era un militar que había participado en todas los acontecimientos bélicos de la segunda mitad del siglo XIX: desde la expedición franco-española a Cochinchina en 1861 a la guerra contra Prusia en 1870, así como en la represión de la Comuna de París. En 1886 Clemenceau le nombra ministro de Defensa: sus reformas en el Ejército y sus inflamados discursos patrióticos y revanchistas contra Alemania le hacen muy popular. Entre la clase política francesa aumenta el temor a un golpe de Estado, no se le renueva en el cargo y se le envía a una especie de exilio a Clermont Ferrand; diez mil personas acuden a la estación a despedirle.

Apoyado financieramente por la duquesa de Uzès, riquísima heredera de los champagnes de ‘La Veuve Clicquot’, Boulanger consigue un escaño como diputado por París y la noche de su victoria más de 50.000 seguidores le vitorean en las calles y le piden un golpe de Estado, la toma del Elíseo. Sadi Carnot, el presidente de la República recién elegido prepara sus maletas, pero el exmilitar no da el paso. Ernest Constant, ministro del Interior en aquellos momentos, anuncia que se le retirará la inmunidad parlamentaria por atentar contra la legalidad republicana. Asustado, se refugia en Bruselas en abril de 1989, junto con su amante, la actriz Marguerite Crouzet, divorciada del vizconde Pierre de Bonnemains.

Es el año en el que Mayrèna vuelve a Francia y Constant, tal vez para quitárselo de encima tras hacer oídos sordos a sus pretensiones sobre los mois, le encarga vigilar los movimientos de Boulanger en Bélgica. Cuál fue el resultado de estas vigilancias, se ignora. Incluso se pone en duda también esta misión. Pero lo que cambia la perspectiva de la historia es lo que ocurrió después: Marguerite Crouzet muere de tuberculosis en julio de 1891 y Boulanger, totalmente destrozado, se pega un tiro ante su tumba en el cementerio belga de Ixelle el 30 de septiembre. “No soy más que un cuerpo sin alma”, había dejado escrito poco después de la desaparición de su gran amor.

Featured image

Un duelista entusiasta y abanderado del antisemitismo

Al marqués de Morés, Mayrèna le conoció un poco antes, en Hong Kong, cuando ya siendo rey de los sedangs se trasladó a la colonia británica para conseguir financiación. Allí se batió en duelo con Antoine-Amedee-Marie-Vicent-Amat Manca de Valombrosa, más conocido por marqués de Morés, aventurero y duelista consumado.

Tan entusiasta del duelo como tantos otros, Boulanger se batió con el presidente del Consejo de Ministros, Charles Floquet, en 1888, que ya sexagenario consiguió herir al militar. El marqués de Morés llegó a tentar a Theodore Roosevelt a un duelo en 1885, pero éste lo evitó. El reto a pistolas, o incluso a sable, parece ser el ‘mal del siglo XIX’ por su extensión y persistencia.

Pero sobre todo, Antoine Amedee era un aventurero y un protonazi, como señalan Stanley G. Payne y Maurice Barré. Casado con la estadounidense Medora von Hoffman en 1882, hija de un rico financiero de Wall Street de ascendencia alemana, fue ranchero de ganado, organizó un servicio de diligencias y creó una ciudad que lleva el nombre de Medora, en Dakota del Norte.

Después marchó a la Indochina francesa para poner en pie la construcción de una línea de ferrocarril que conectara el Golfo de Tonkin y China. Corre el año 1988 y es entonces cuando tiene lugar el duelo con Mayrèna. El proyecto de ferrocarril no se llega a realizar; a él se opone el que fuera gobernador de Indochina, Ernest Constant.

Tras regresar a Francia, Morés funda junto con Édouard Drumont, la Liga Antisemita de Francia. Año especial éste de 1889, en el que Mayrèna regresa a París, donde ya reside el marqués de Morés y en el que Boulanger gana por amplia mayoría su escaño y abandona Francia.

A Morés no le quedará mucho tiempo de vida tampoco, aunque sobrevive a los otros dos. Tras matar en un duelo al capitán Armand Mayer y de que Clemenceau, su gran enemigo, denunciara su relación con el banquero judío Cornelius Herz, implicado en el escándalo de corrupción en la construcción del canal de Panamá, marcha a Argelia para fundar el Partido Antisemita Argelino al que pretende que se adhieran los musulmanes.

Proyecta también unir a las tribus nómadas para combatir la hegemonía inglesa en África y viaja a Túnez en 1896, donde organiza una caravana para dirigirse a la frontera libia; un grupo de tuaregs lo mata en El Ouatia, en la frontera entre Túnez y Libia el 9 de junio. Tenía 38 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s